Lagunas altiplánicas Miscanti y Miñiques

Description

Por recomendación de otros turistas, decidimos darle una oportunidad a las lagunas altiplánicas de Miscanti y Miñiques, tesoros escondidos entre volcanes con los que comparten el nombre. Y así, nos dirigimos rumbo a la Cordillera de los Andes en un viaje que nos tomó 2 horas y una buena dosis de hojas de coca para evitar la puna o el mareo por altura. ¡A veces es fácil olvidar que te encuentras a más de 4000 metros de altura sobre el nivel del mar! Y vaya, los turistas tenían razón, ¡qué belleza de lugar! Dos lagunas de aguas cristalinas rodeadas de macizos y un cielo tan azul que hacía doler los ojos. La pampa está cubierta de nieve, desde la que se asoman tímidas las pajas bravas con sus tallos verdes y amarillos. Es un paisaje sobrecogedor que nos invade con su absoluto silencio, tan penetrante como el frío. Nos acercamos a la Laguna Miscanti por un sendero de gruesas rocas dispuestas para delimitar el área que ha sido reservada para flamencos, zorros y vicuñas, animales que capturamos rápidamente con el lente de nuestra cámara. Nos seguimos moviendo para continuar nuestro recorrido a Laguna Miñiques, apenas a unos metros de distancia de su hermana de agua, y continuamos sacando fotos para registrar la aventura. El viento sopla fuerte, pero nuestro ánimo sigue intacto. Para aprovechar el viaje, también visitaremos Laguna Miñiques a sólo 5 kilómetros y Piedras Rojas, otra maravilla de la naturaleza. ¿Quién diría que esta travesía sería tan especial? Es difícil expresar en palabras la emoción que despiertan los parajes que albergan estas lagunas altiplánicas de colores y silencio.